Cómo hacer fotos en movimiento

¿Fotos en movimiento? ¡Eso ya existe, y se llama cine! ¡No nos engañéis! ¡A la hoguera con vosotros!

Vale, antes de que nos prendáis fuego, queremos hacer una aclaración. Si seguís leyendo, vais a aprender a cómo hacer fotos que capten el movimiento, lo que no implica que las fotos se muevan. ¿Capisci? Porque ni somos Hogwarts y podemos hacer fotografías donde la gente se mueva, ni creemos haber inventado el cine.

Así que, hecha la aclaración y asegurándonos de que nadie ha muerto carbonizado… bienvenidas y bienvenidos a este artículo, en el que, efectivamente, os daremos algunos consejos sobre cómo hacer fotos en movimiento, algo realmente útil para verano por las múltiples opciones que plantea. ¿Que no nos crees? Pues nos la su… queremos decir, ¡pues seguid leyendo y encontraréis algunos ejemplos!

0. Un poquito de teoría nunca está de más.

¿0? ¿Cómo que 0? Pues sí, este es el apartado 0, el que tienes que leer antes de ponerte a hacer fotografías en movimiento como un salvaje, sin ton ni son.

Nuestro espíritu didáctico nos impulsó a llevar la tabla periódica a Marte, entre otras grandes hazañas mundialmente conocidas. Hoy queremos compartir con vosotros una información mínima para aprender a usar mejor vuestra nueva y flamante cámara en modo manual. Porque sí, para las fotografías en movimiento lo mejor que podéis hacer es utilizar la cámara en manual, de tal manera que podréis manejar el diafragma y la velocidad de obturación a vuestro antojo, como si fuerais magos.

No sois magos.

Aunque la tabla pueda parecer un enigma digno de Dan Brown, es mucho más sencilla de lo que parece. La primera fila hace referencia al diafragma o apertura (número f). La segunda, a la velocidad de obturación. De esta velocidad dependerá la nitidez del movimiento que captéis. Por ejemplo, si queréis captar una imagen nítida, como una bala en el aire, necesitaréis una velocidad muy muy baja. Muy baja. Mucho. Si, por el contrario, queréis captar el movimiento de las estrellas, necesitáis una velocidad de obturación alta. La última fila corresponde a la Sensibilidad ISO, que os ayudará a conseguir más luz en lugares oscuros.

Por tanto, lo primero que debéis hacer es jugar con la velocidad de obturación que queréis, y luego, basándoos en la gráfica, elegir el diafragma e ISO adecuados.

La tabla no es perfecta, pero vosotros tampoco, y sí es un buen referente a tener en cuenta.

1. Aprovecha los recursos naturales que tienes a tu alrededor.

Es un consejo muy amplio, la verdad, y sirve desde para llevar una dieta más equilibrada hasta para hacerte una casa en mitad del bosque y sobrevivir sin necesidad de insertarte en la sociedad. Pero bueno, aquí hemos venido a hablar de cómo hacer fotos en movimiento, por lo que vamos a ceñirnos a ello.

Decíamos que el verano es una oportunidad maravillosa para este tipo de fotografías. Un gran ejemplo de ello es la playa. Aquí podrás conseguir infinidad de opciones donde puedas captar movimiento en tus fotografías. Desde las olas del mar, pasando por aquella chica que tira un frisbee o juega a voleibol, hasta llegar al perro que coge una lata de refresco en el aire.

La montaña también está llena de este tipo de posibilidades. El viento que mece los árboles, el agua que cae por una increíble cascada, una estrella fugaz en la noche… lo único que tienes que hacer es buscar la que más te guste y probar y probar hasta dar con la velocidad de obturación y el diafragma adecuado… o bueno, dejarlo todo en manos de tu móvil de última generación que igual te hace una fotografía como te hace la cena. En ese caso, lo tienes hecho.

2. Haz de la ciudad tu mejor aliada.

Seguro que lo habéis visto en infinidad de películas. Esa imagen nocturna de miles de coches pasando por una gran avenida hasta convertirse en un chorro constante de luz. ¿Verdad que sí? Bien ¿por qué no hacerlo vosotras y vosotros?

Este es solo un ejemplo de todo lo que podéis encontrar en la ciudad, pero hay muchos más. Una maceta cayendo desde un quinto piso, un piano desde un noveno, un autobús a punto de atropellar a una ardilla, una bola de helado cayendo del cucurucho de un niño que está a punto de perder su inocencia…

3. El típico apartado en el que hablamos de Polvo Holi.

Pues sí, típico, aunque nosotros preferimos decir “clásico”. Y, os estaréis preguntando: ¿si preferís clásico, por qué habéis titulado este apartado como “típico”?

Veréis, el redactor de Polvo Holi tiene una extraña enfermedad que le produce que no pueda borrar ni una letra de lo que escribe. De lo contrario, si le da a la tecla de suprimir, sufriría un infarto cerebral instantáneo. Pero no os preocupéis por él, esta rara enfermedad le ha otorgado una paciencia insólita y lo ha convertido en un sabio de 2.000 años.

Hechas las explicaciones y presentaciones de nuestro sabio (que es quien escribe esto, realmente, pero habla de sí mismo en tercera persona), pasemos a ver las opciones de Polvo Holi para las fotos en movimiento.

Como podéis imaginar, la gracia para este tipo de fotografías es crear grandes nubes de color y captarlas en el aire, consiguiendo fotografías donde se vea todo el colorido del que los polvos son capaces.

Algunas recomendaciones que os podemos hacer, viendo las fotografías que suelen hacer nuestros clientes, van desde la más típica (lanzar los polvos al aire) hasta algunas más originales como lanzar los polvos al suelo y crear una nube a tu alrededor como si fueras Goku, utilizarlos como un arma que sale de tus manos, o contratar un cañón de grandes dimensiones y lanzar 1.000 toneladas de polvo al espacio.

Está bien, esa última no la ha hecho nadie todavía. Pero, por favor, HACEDLA.

4. Utiliza a tus amigos como si fueran meros instrumentos para tus fotografías.

No te vayas por el lado psicópata, por favor. No hablamos de eso. Más bien aquí pensábamos en que pudieras pasar un rato ameno y divertido con tus amigos y pensarais entre todos algunas figuras o representaciones divertidas o bonitas para captar movimiento.

Si os ponéis muy elevados, incluso podéis captar en las fotografías momentos históricos. La toma de la bastilla, la caída del Imperio Austrohúngaro, el momento que vuestros padres os dejaron salir por primera vez más tarde de las dos de la madrugada…

5. Busca la maldita epicidad.

Así de simple. Sed épicas y épicos. Capturad en vuestras fotografías el nacimiento de un bebé, el lanzamiento de un cohete al espacio, el choque de la Galaxia Andrómeda contra la Vía Láctea. Cread una máquina del tiempo y viajad a la prehistoria para poder conseguir una fotografía de dos T-Rex luchando a muerte o viajar a las Termópilas para ver lo que realmente sucedió.

Está bien, igual nos hemos puesto demasiado épicos, pero recordad que todo puede ser épico si se mira con el prisma adecuado.

Solo tenéis que encontrarlo.

Fotos en Movimiento, al alcance de tu mano.

No sabemos si al acabar de leer este artículo serás o no una mejor persona, pero esperamos haber podido ayudarte a saber cómo hacer fotos en movimiento.

Recuerda, el único límite en este aspecto es tu imaginación. Ve a la montaña o al mar y explora todas las posibilidades. Busca en la ciudad esos momentos únicos y, por qué no, busca captar un momento histórico y épico.

Y, cómo no, Polvo Holi. Polvo Holi siempre. Enviadnos vuestras fotografías cuando las tengáis para que podamos compartirlas en nuestras redes y otros usuarios tengan ideas.

Sobre todo: por favor, si hacéis lo del cañón, enviad la fotografía.

¡Pasad un buen agosto!

Related by Tags

    comentarios

    Deje su comentario